UNA FE INQUEBRANTABLE

PARASHÁ VAERÁ (SHEMOT - ÉXODO 6:2 - 9:35)

23/01/2020 | Por: Moré Iojanán ben Kefa

En esta sociedad actual en la que vivimos nos encontramos con muchas dificultades; vemos hambre, guerras, terrorismo, etc., y muchas veces hablo con personas que me dicen <<¿por qué el Eterno permite esto?>>

 

Moshé le dice al Eterno, “Mi señor, ¿por qué has hecho mal a este pueblo? ¿Por qué me enviaste? Desde que vine al Faraón para hablar en tu nombre, él ha hecho mal a este pueblo, pero Tú no has salvado a tu pueblo” Éxodo 5:22.

 

El libro de Shemot (Éxodo) se le conoce como el libro de la redención y es aquí donde podemos encontrar las respuestas.

 

Por un lado, la situación en la cual el pueblo de Israel se encuentra es una situación de esclavitud y crueldad, y por otro lado con un opresor que se cree más grande y con más poder que el Di-s de Israel, y las dos casas confluyen. Israel se acuerda del Eterno y gime por su liberación, a lo cual el Eterno accede, no sin antes crear en ellos una fe inquebrantable. Esa fe solo se forma, por medio de las pruebas y las señales que nuestro Di-s puso en su camino. Y el Faraón mantiene su postura de arrogancia y crueldad, y empieza a tomar una postura de querer jugar con El Eterno; cada vez que Di-s envía un azote (plaga) a Egipto, el corazón del faraón se ablanda, y hasta pide a Moisés que interceda para que este sea quitado, con la promesa de liberar a Israel, lo cual nunca sucede y, al contrario, su corazón se endurece.

 

Todos tenemos una línea roja la cual no debemos traspasar, porque después de pasarla no tendremos retorno. Esto le sucedió al Faraón, pues, como dice un viejo proverbio, “cuando el hombre insiste en pecar, del cielo recibe ayuda”

 

Muchas veces tenemos serias dificultades con nuestra fe y nuestro proceder delante del Eterno, nos empecinamos en hacer nuestra voluntad y no la de Él. Esto solo trae dificultad y problemas a nuestra vida, pues, en apariencia, al principio parece que andamos por camino de rosas, pero al final solo tendremos tristeza y dificultades.

 

Y para terminar esta reflexión, en esta parashá el Eterno se presenta a Moshé como Adonai. Este nombre hace referencia al atributo de misericordia, y es de ese atributo del cual debemos depender, acudir todos los días a este atributo por los méritos del que murió en el madero, de nuestro Rebe Ieshúa, y por el cual tenemos acceso a Él, para acercarnos confiadamente al trono de su gracia.  

 

¡Shabat Shalom!

Más artículos

Ascender y descender

Muchas veces nos encontramos con mucho desánimo y parece que nuestras oraciones no llegan ni al techo de nuestras casas... Leer más

Soñar grandes sueños

Cuando Di-s nos dé un sueño, lo primero es presentarlo delante de Él, y esperar su guía, esperar su tiempo... Leer más

¿Quieres recibir la imagen del mensaje diario?

Escríbenos a nuestro WhatsApp

+57 3133582093

Suscríbete a nuestro canal en Youtube

Síguenos en Instagram, nos encuentras como @javerimjaverot

¿Tienes dudas?

Puedes escribirnos a nuestro WhatsApp

+57 313 3582093 o a nuestro correo javerimjaverot@gmail.com

ACERCA DE NOSOTROS

Judaísmo Netzarita. Desde Bogotá D.C., Colombia, con amor por y para el pueblo de Israel. Somos creyentes en el Eloha de Israel y en Ieshua ben Iosef como Mashiaj. En busca de las ovejas perdidas de la casa de Israel.

¿Tienes dudas? Puedes escribirnos a nuestro WhatsApp

+57 319 7398310 o a nuestro correo javerimjaverot@gmail.com

Suscribete a nuestro canal, síguenos en Instagram y compártelo con tus familiares y amigos

  • Facebook - círculo blanco
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube