Ser santos

PARASHÁ AJAREI MOT - KEDOSHIM

VAIKRÁ (LEVÍTICO) 16:1 - 20:27

01/05/2020 | Por: Moré Iojanán ben Kefa

La semana pasada hablamos sobre la lepra y la mala lengua, esto como principio espiritual de no hablar, ni actuar mal en contra de nuestro prójimo, y esto es una introducción a los mandamientos que el Eterno dio al pueblo de Israel, y al llamado que hace a la santidad. Dijo el Eterno “Sereis Santos porque Yo, El Eterno, vuestro Eloha, soy santo” Lev 19:2

En este siglo XXI, nos aterramos de las perversidades y como el mundo parece estar al revés, y nos trae a la memoria las palabras de nuestro Rebe Ieshúa, que dijo “Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca” Mt 24: 37-38. Con esto no quiero ser catastrófico, solo quiero que reflexionemos en esta sociedad y generación en la que vivimos. Pues cada día nos encontramos con tragedias, hijos irrespetuosos, padres abusadores, autoridades abusivas, sociedad anárquica, la humanidad alejada de su creador y dando gloria a lo que no es Di-s como si lo fuera.

Es por esto que adquiere relevancia esta porción de la Torá, pues el Eterno nos ordena vivir en santidad, y lo hace porque nos da ejemplo, “porque soy santo”. Sin embargo, nos encontramos con un dilema, ¿podemos llegar a la estatura de santidad de nuestro Eloha? ¿O por lo menos a la estatura de santidad del Mesías? Y seguramente no lo hagamos, pero no justifica el no intentarlo. El Eterno nos dejó parámetros de vida en la Torá, para que los apliquemos y vivamos apartados, es decir “santos” para Él.

“Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna? Él le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. Le dijo: ¿Cuáles? Y Ieshúa dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio. Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” Mt 19: 16-19 y otro le preguntó “Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.” Mt 22:36-40, esto es muy interesante, pues para algunos estudiar toda la Torá puede resultar engorroso, o poco entendible, pero el Mesías resume en pocas palabras toda la Torá. A la primera persona que le pregunta le dice que debe guardar los mandamientos que tienen que ver con el respeto a la vida del ser humano, respeto a la honra, y respeto por la propiedad privada, pero llama la atención como resume aún más cuando una segunda persona le pregunta sobre cuál era el mandamiento más importante. El Rebe sin dudarlo, responde que amar al Eterno es el más grande y el segundo amar al prójimo como a nosotros mismos. Y esta respuesta debe revolucionar nuestro pensamiento, pues no son las religiones, no son las normas de conducta las que nos va a salvar, es el amor al Eterno, y el amor por los demás que fuimos creados a su imagen y semejanza. En este mismo contexto el Rebe nos enseña, que no debemos hacer a los demás lo que no queremos que nos hagan a nosotros, en esto están de acuerdo los sabios, como Hillel, rabino que vivió una generación anterior a la de nuestro Mesías Ieshúa, quien también resumió la Torá con este dicho “No hagas a tu prójimo lo que no quieres que te hagan a ti; todo lo demás es comentario” ¿Qué aprendemos de todo esto? ¿Cómo cumplimos con toda la Torá para ser santos? ¿Qué debemos hacer para heredar la vida eterna? Primero, amar al Eterno, pues Él es nuestro creador y el que nos sustenta, amarlo solo a Él por encima de todo lo que nos rodea, saber que lo que nos ha ordenado lo hace porque nos ama y siempre quiere lo mejor para nuestra vida, y segundo, cada vez que vamos a hacer algo por nuestro prójimo, debemos hacerlo como mirando un espejo, analizando si lo que voy a hacer, me gustaría que me lo hicieran a mí, seguramente tomaríamos siempre mejores decisiones y haríamos mejores acciones.

¡Shabat Shalom!

Más artículos

La lepra y Lashón Hará

Esta porción de la Torá nos introduce en algo que, además de ser un poco confuso, es fascinante por lo que encierra.

Dime qué comes y te diré quién eres

 

La Parashá Sheminí nos trae un capítulo entero que trata sobre la dieta que el ser humano debe consumir.

¿Quieres recibir la imagen del mensaje diario?

Escríbenos a nuestro WhatsApp

+57 3133582093

Suscríbete a nuestro canal en Youtube

Síguenos en Instagram, nos encuentras como @javerimjaverot

Encuéntranos en Facebook como Javerim Javerot

¿Tienes dudas?

Puedes escribirnos a nuestro WhatsApp

+57 313 3582093 o a nuestro correo javerimjaverot@gmail.com

ACERCA DE NOSOTROS

Judaísmo Netzarita. Desde Bogotá D.C., Colombia, con amor por y para el pueblo de Israel. Somos creyentes en el Eloha de Israel y en Ieshua ben Iosef como Mashiaj. En busca de las ovejas perdidas de la casa de Israel.

¿Tienes dudas? Puedes escribirnos a nuestro WhatsApp

+57 319 7398310 o a nuestro correo javerimjaverot@gmail.com

Suscribete a nuestro canal, síguenos en Instagram y compártelo con tus familiares y amigos

  • Facebook - círculo blanco
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube