Afrontando la muerte

PARASHÁ JUKAT - BALAK

BEMIDBAR (NÚMEROS) 19:1 - 25:9

02/07/2020 | Por: Moré Iojanán ben Kefa

Siempre me llamó la atención que en el judaísmo no se ponen flores sobre la tumba de algún muerto, siempre se colocan piedras para recordar su memoria.

La porción de estudio de esta semana (Jukat) nos sumerge en un tema apasionante; el tema de la muerte, inicialmente nos enseña que el Eterno nos da un mandamiento que realmente no tiene explicación alguna, solo se debía realizar, y era el de tomar una vaca bermeja (roja), que no le hubieran puesto yugo, no podía tener ningún pelo de otro color, se debía sacrificar, luego se quemaba y finalmente se recogían las cenizas para mezclar con agua y rociar a las personas que se hubieren impurificado de cadáver humano. Todo esto en nuestra mente no lo podemos racionalizar, es un ritual del cual el Eterno nos dará su verdadera interpretación cuando a Él le plazca, mientras tanto solo podemos obedecer, y este mandamiento solo lo podremos contemplar y cumplir cuando el Eterno levante una vez más el Templo, cuya existencia es indispensable para llevarlo a cabo.

Luego nos habla de la muerte de Myriam y de Aarón, hermanos de Moshé. Al parecer esta porción de la Torah nos habla de cosas muy tristes.

Pero debemos reflexionar en que la muerte es solo una etapa que, indefectiblemente, todo ser vivo debe cumplir. Lo importante es cómo la debemos afrontar.

Debemos prepararnos desde cuando tenemos conciencia de como vamos a llevar nuestra vida; si la vamos a desperdiciar en cosas banales; debemos enseñar a nuestros hijos desde pequeños que la vida tiene todo el sentido de vivirla, debemos ayudarles a encontrar el propósito con el cual el Eterno los envió a este convulsionado mundo; debemos descubrir cuál es propósito con el cual el Eterno Bendito es su nombre, nos envió.

Todos, sin excepción, estamos contaminados por la muerte, la muerte del pecado, y todos los días luchamos con esta condición, como nos lo relata El Rabino Shaul de Tarso “Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago. Y si lo que no quiero, esto hago, testifico que la ley divina es buena. De manera que realmente no es mi alma divina quien hace esto, sino la mala inclinación que me controla dentro de mí. Y yo sé qué en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no la posibilidad de hacerlo. Porque no puedo hacer el bien que quiero, sino el mal que no quiero, este hago. Y si hago lo que no quiero, en realidad no es mi alma divina, sino el alma animal que mora en mí. Así que, queriendo yo hacer lo que es bueno, descubro la existencia de esta perversa ley, la del mal que está en mí. Porque según mi alma divina, me deleito en la ley de Di-os; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi alma, y me mantiene encadenado a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?” Romanos 7:15-24

Es demasiado triste esta declaración, pues vemos que no podemos hacerlo por nuestros propios medios, necesario alguien que nos purifique y limpie del pecado, de la muerte. Y lo interesante de esta Parashá, es que nos enseña que no nos podemos purificar a nosotros mismos, debe purificarnos alguien que esté limpio, que esté puro. Rab Shaul concluye “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Mashiaj Yeshua” Romanos 8:1 Nuestro Mesías venció la muerte y solo él puede ser ese instrumento para purificarnos.

Aunque solo él nos puede purificar, es nuestro deber luchar cada día por alimentar nuestra vida con la Torah del Eterno, y de esta manera dejar una buena memoria en este mundo cuando El Eterno nos llame a su presencia, debemos esforzarnos por dejar un legado, y al igual que Miryam y Aharón, que tuvieron tantas fallas, podemos seguir su ejemplo y sus enseñanzas.

 

¡Shabat Shalom!

Más artículos

Resumen parashá Jukat - Balak

Aquí encontramos las leyes de la vaca roja, esta no debe tener mancha alguna, y no se debe poner sobre ella yugo.

Gam Zeh Ya'avor

La tradición judía relata que cuando el rey David se encontraba en los umbrales de la muerte, llamó a su hijo y sucesor, Salomón, para la despedida final. 

¿Quieres recibir la imagen del mensaje diario?

Escríbenos a nuestro WhatsApp

+57 3133582093

Suscríbete a nuestro canal en Youtube

Síguenos en Instagram, nos encuentras como @javerimjaverot

Encuéntranos en Facebook como Javerim Javerot

¿Tienes dudas?

Puedes escribirnos a nuestro WhatsApp

+57 313 3582093 o a nuestro correo javerimjaverot@gmail.com

ACERCA DE NOSOTROS

Judaísmo Netzarita. Desde Bogotá D.C., Colombia, con amor por y para el pueblo de Israel. Somos creyentes en el Eloha de Israel y en Ieshua ben Iosef como Mashiaj. En busca de las ovejas perdidas de la casa de Israel.

¿Tienes dudas? Puedes escribirnos a nuestro WhatsApp

+57 319 7398310 o a nuestro correo javerimjaverot@gmail.com

Suscribete a nuestro canal, síguenos en Instagram y compártelo con tus familiares y amigos

  • Facebook - círculo blanco
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube